Portada_Reseña_Elministeriodemujeres (1).pngEL MINISTERIO DE MUJERES EN LA IGLESIA LOCAL
Reseña: Tim Challies

El ministerio de las mujeres en la iglesia local, escrito por J. Ligon Duncan y Susan Hunt, es un libro práctico que busca entregar una guía sobre cómo y por qué una iglesia puede y debe tener un ministerio de mujeres efectivo. Es un libro oportuno, que llega en un momento donde la iglesia está en necesidad de este tipo de guía bíblica. El rol de las mujeres en la iglesia ha sido un área de gran disputa en el último tiempo, aunque afortunadamente, parece que la Escritura predominará. No obstante, muchas mujeres evangélicas, e incluso aquellas que parecen ser cristianas maduras, son feministas funcionales porque, como los autores señalan: «el único paradigma de feminidad que han escuchado es el del mundo». La iglesia tiene mucho terreno que preparar.

Dentro de este libro Duncan y Hunt construyen un marco teológico a través del cual una iglesia local podrá implementar un ministerio que honra el plan y el propósito de Dios para la iglesia. En lugar de ir contra o por el lado de la iglesia, el ministerio será uno con la iglesia, apoyando y complementando otros ministerios mientras anima y edifica a las mujeres. Según los autores, el propósito de este libro es fortalecer la iglesia de Cristo al presentar una teología práctica del ministerio de mujeres en la iglesia local. El libro responde cinco preguntas que son fundamentales para un ministerio exitoso y bíblico para las mujeres y por las mujeres:

  • ¿Por qué debería una iglesia tener un ministerio de mujeres? ¿Cuál es la apologética bíblica al respecto?
  • ¿Quién es responsable del ministerio de mujeres en una iglesia?
  • ¿Cómo se relaciona un ministerio de mujeres con el resto de ministerios de una iglesia?
  • ¿Cuáles son las tareas del ministerio de mujeres?
  • ¿Cómo puede una iglesia implementar un enfoque bíblico para el ministerio de mujeres?
El libro presenta un enfoque pactual y complementario a la femineidad y al ministerio de la mujer en la iglesia. «No hay nada más precioso, satisfactorio, encantador y que glorifique más a Dios que cuando los hombres y las mujeres viven y actúan en complementariedad». Duncan entrega cinco cosas que él siente que cada iglesia necesita hacer en conexión con una aceptación práctica de la femineidad bíblica: 
 
  • Necesitamos cultivar mujeres piadosas, femeninas y cristianas.
  • Necesitamos promover matrimonios cristianos saludables.
  • Necesitamos más determinación para promover el matrimonio monógamo y heterosexual.
  • Necesitamos cultivar entre nuestras mujeres cristianas una aceptación grata de un liderazgo espiritual masculino comprometido con Dios, saludable y cristiano.
  • Necesitamos ayudar a las mujeres cristianas a apreciar las múltiples áreas de servicio disponibles para ellas en la iglesia y prepararlas efectivamente como mujeres que son para cumplir su ministerio.
Al discutir estas áreas de servicio, Hunt apunta a que la pregunta principal no debe ser qué es lícito, sino qué es necesario que una mujer haga. Ese es el enfoque del libro: ¿Qué pueden hacer las mujeres para llevar a cabo su llamado único y servir al Señor con sus dones? El centro del libro consta de un examen de cinco razones por las que el ministerio de mujeres es importante para toda iglesia evangélica saludable. Estas razones son:
 
  • Sumisión: por medio de ella tenemos la oportunidad de abordar útilmente el asunto de la naturaleza del hombre y de la mujer, un asunto que se encuentra al centro de la transición cultural en la que nos encontramos ahora.
  • Compasión: la Biblia enseña mucho y muy claramente sobre la masculinidad y la femineidad. Una iglesia que quiere ser bíblica quiere asegurarse de que las mujeres de la congregación abracen e implementen esta enseñanza.
  • Comunidad: cuando se niega, se altera o no se practica la masculinidad y la femineidad bíblica, eso lleva a desastres en matrimonios, familias e iglesias. El ministerio de mujeres entrega un ambiente sólido y seguro donde estos asuntos pueden abordarse.
  • Discipulado: debemos tener un acercamiento intencional y deliberado hacia el discipulado femenino (y masculino) porque hombres y mujeres son diferentes y estas diferencias necesitan ser reconocidas, tomadas en cuenta y abordadas en el curso del discipulado cristiano.
  • Escritura: la negación o el retorcimiento de la enseñanza clara de la Biblia sobre la masculinidad y la femineidad es una de las principales formas en que la autoridad bíblica está siendo socavada en nuestros tiempos. El ministerio de mujeres entrega un foro para entender los asuntos de autoridad bíblica.
Aunque este no es un libro que probablemente habría comprado espontáneamente, estoy agradecido de que me haya sido facilitado y me sorprendí al descubrir cuánto lo disfruté. En el blog Reformation21, Philip Ryken recientemente respaldó el libro diciendo: «no conozco ningún otro recurso que entregue tan efectivamente un fundamento bíblico para el ministerio de mujeres sin distorsionar la forma completa de la iglesia local, al poner el ministerio de mujeres en su contexto apropiado». Estoy de acuerdo con esa afirmación y, como el Dr. Ryken, me alegra recomendar este libro a pastores, ancianos y a cualquiera que esté involucrado en el ministerio de mujeres.
 
 
El ministerio de mujeres en la iglesia local. Susan Hunt, Ligon J. Duncan. Editorial Mundo Hispano, 192 páginas.

Esta reseña fue publicada originalmente en Tim Challies. | Traducción: María José Ojeda


tim.jpg
Tim Challies es un seguidor de Jesucristo, esposo de Aileen y padre de tres niños. Se congrega y sirve como pastor en  Grace Fellowship Church en Toronto, Ontario. Es autor de libros, entre los cuales puedes encontrar: Discernimiento: una disciplina práctica y espiritual, Limpia tu mente y Haz más y mejor; es  cofundador de  Cruciform Press y escribe regularmente en  challies.com.


¡COMPARTE ESTA RESEÑA!