como-instruir-el-corazon-de-tu-hijo.jpgCÓMO INSTRUIR EL CORAZÓN DE TU HIJO
Reseña: Tim Challies
 

Cómo instruir el corazón de tu hijo se tardó mucho en llegar. Trece años lo separan de la publicación de su predecesor, Cómo pastorear el corazón de tu hijo. Pasaron trece años desde el último libro que había escrito Tedd Tripp. Me impactó ver que muchas de las enseñanzas y anécdotas ahora se centran en los nietos del autor. ¡Trece años es demasiado tiempo bajo cualquier punto de vista!

Cómo instruir el corazón de tu hijo es un libro que se centra en la «instrucción formativa», término que necesita más explicación. Tripp lo describe simplemente como «la enseñanza que “forma” a nuestros hijos». Es una enseñanza que «los capacita para que arraiguen su vida en la revelación de Dios en la Biblia. Les da a nuestros hijos una cultura —una cultura cristiana sin lugar a dudas[—]. Les muestra a nuestros hijos la gloria y la excelencia de Dios. Los ayuda a entender la dignidad de la humanidad como portadora de la imagen de Dios. Les proporciona una forma de interpretar la vida a través de la historia redentora de Dios, quien reconcilia a las personas con Él mismo». La instrucción formativa es una que se da antes de que lleguen los problemas y, de esa manera, es distinta a la disciplina correctiva la cual viene después de los problemas. Formamos a nuestros hijos al interpretar la vida por ellos y al responder  bíblicamente frente los desafíos que ella nos presenta. Los formamos por medio de la disciplina diaria de la adoración familiar y del tiempo que pasan juntos intencionadamente, pero también por medio de una reacción apropiada a los inesperados altibajos de la vida. La meta de la instrucción formativa es, de acuerdo a Deuteronomio 6, «que nosotros y nuestros hijos y nuestros nietos temamos al Señor y caminemos en sus caminos, disfrutando una larga vida». Ayudamos a nuestros hijos a construir una forma de ver la vida que les permite ver a Dios apropiadamente por quien él es y verse adecuadamente a ellos mismos como su creación.

El libro se divide en tres secciones. En la primera, Tripp le presenta al lector la instrucción formativa, mirando al concepto desde una perspectiva general. En la segunda sección, él se concentra en los temas más específicos que forman el contenido real de la instrucción formativa. Finalmente, en la última sección, él se centra en la aplicación de la instrucción formativa de maneras muy prácticas.

La segunda sección es el centro del libro. Ahí, a lo largo de ocho capítulos, Tripp describe varios elementos esenciales para una visión bíblica de la vida. Él pone atención al corazón del comportamiento, al principio de siembra y cosecha, al plan de Dios para la autoridad, a la gloria de Dios, a la sabiduría y la necedad, a ser completos en Cristo y a la importancia de la iglesia. Cada uno de estos temas tiene un capítulo, o un cierre de capítulo, en el que él describe el principio y explica su fundamentalidad para construir una visión bíblica de la vida. Después de haber hecho esto, Tripp pone su atención en cuatro de ellos, dando sugerencias prácticas respecto a cómo podemos ir desde el comportamiento al corazón; a cómo aplicar el principio bíblico de la siembra y la cosecha a la disciplina correctiva; a la comunicación con los hijos; y a la centralidad del evangelio.

La fortaleza de este libro, de igual manera que el libro que lo precede: Cómo pastorear el corazón de tu hijo, —y el mensaje que necesito escuchar una y otra vez— es la constante exhortación a que los padres miren más allá del comportamiento y, ante todo, miren el corazón. Es demasiado fácil criar pequeños legalistas, niños que se atienen al pie de letra de la ley, mientras desafían a la intención de la ley y a aquel que nos la da en primer lugar. Es más difícil pero mucho más provechoso mirar al corazón, puesto que el corazón es la fuente de todo comportamiento. El corazón es el centro de toda instrucción efectiva. Sin embargo, mientras que el foco de Cómo pastorear era cambiar el énfasis en la obediencia exterior a los asuntos del corazón, el centro en Cómo instruir está en construir dentro del corazón de nuestros hijos una visión suficientemente bíblica de la vida y adecuadamente sólida como para hacer frente a sus dudas y al escepticismo de la cultura. La tarea de la crianza, después de todo, implica mostrarles a nuestros hijos «la conexión vital que existe entre la historia poderosa de la redención que está en las Escrituras y su experiencia diaria. La instrucción que les demos solo tendrá sentido dentro del contexto de la historia de las Escrituras que les dice quiénes son y les habla sobre el Dios que los hizo y les ofrece redención».

Como la mayoría de los libros acerca de la crianza de los hijos, éste está lleno de momentos que son, al mismo tiempo, evidentes y profundos. Encontrarán afirmaciones que son tan claras que se preguntarán si es que realmente era necesario mencionarlo, sólo para darse cuenta de que podrían haber sido más sabios tan sólo unos momentos antes. Mientras murmuras, «bueno, ¡obvio!», también sentirás  remordimientos de vergüenza y de arrepentimiento. Éste es un libro que puede aplicarse inmediatamente tanto en los padres como en los hijos. «Tu mayor necesidad», dice Tripp, «es entender las verdades profundas de la Biblia. Las bases firmes de la crianza de los hijos se construyen sobre la sólida verdad». 

Éste no es un libro que les diga cómo controlar y cómo manipular a sus hijos, para que así ellos pasen sus vidas con un miedo irracional a un padre dominante o a una deidad hostil. Al contrario, es un libro que enseña a los padres a edificar en sus hijos cuidadosa, pero consistentemente una forma de ver la vida que comience con el corazón y que se centra en Dios y su gloria. «Debemos grabar la verdad en los corazones de nuestros hijos, no para controlarlos o manejarlos, sino para guiarlos, a fin de que puedan experimentar el mayor gozo y felicidad —deleitarse en Dios y en la bondad de Sus caminos».

Hemos esperado por mucho tiempo la continuación de Cómo pastorear el corazón de tu hijo. Creo que la mayoría de los padres sentirán que la espera ha valido bastante la pena.

 

Cómo instruir el corazón de tu hijo. Tedd & Margy Tripp. Poiema Publicaciones, 192 páginas.
Texto original: http://www.challies.com/book-reviews/book-review-instructing-a-childs-heart-by-tedd-tripp
Traducción: María José Ojeda

ORDENAR AQUÍ


 

¡COMPARTE ESTA RESEÑA!