8.pngTRES RAZONES POR LAS QUE DEBES PREDICAR PROVERBIOS
Juan Sánchez

Según algunos estudios, cerca del 80 % de los cristianos nacidos de nuevo creen que frases como «al que madruga Dios lo ayuda» en realidad sí se encuentran en la Biblia. Si estos estudios están en lo correcto, entonces es probable que muchos cristianos crean que la «sabiduría» no sea nada más que declaraciones concisas que son generalmente ciertas y, si se siguen, normalmente ayudarán a alguien a llevar mejor la vida. 

Sin embargo, ¿es esto lo que realmente es la sabiduría? ¡Afortunadamente, no! 

Según el teólogo Douglas Moo, la sabiduría es una gracia divina que «involucra un conocimiento bíblico de los propósitos y de los caminos de Dios». Usada correctamente, la sabiduría entrega el fundamento de una perspectiva bíblica de la vida que lleva a una justicia viva. Sin embargo, el conocimiento bíblico de Dios y de sus caminos no es mero conocimiento teológico; es un conocimiento verdadero del Único Santo que nos lleva a un temor santo apropiado del Señor (Pr 9:10). Para obtener esta sabiduría, la buscamos (Pr 2:1-9); para vivir en esa sabiduría, debemos depender en Dios (3:5-8); y para aprender tal sabiduría, debemos predicar Proverbios. 

Pero permíteme entregarte tres razones más para predicar Proverbios.

Tres razones más

1. Tu iglesia necesita ser expuesta al propósito completo de Dios

La predicación expositiva no es solo otro estilo de predicación; revela un compromiso con la veracidad y la autoridad de la Escritura. Por consiguiente, no debemos solo predicar sermones expositivos una que otra vez o simplemente predicar un libro completo de la Biblia. En última instancia, debemos exponer toda la Escritura a toda la iglesia. Cuando nos presentemos ante nuestro Señor para dar cuentas por nuestra iglesia, queremos ser capaces de declarar, junto con el apóstol Pablo, que somos inocentes de la sangre de nuestra congregación porque no vacilamos en declararles todo el propósito de Dios (Hch 20:26-27).

Sin embargo, podrías ser tentado a evitar predicar Proverbios porque desafía las definiciones de la predicación expositiva. Seguro, Proverbios del 1 al 9 y el 31 están estructurados como típicos sermones expositivos, pero ¿qué hacemos con todos los que están entre medio? Proverbios hace que la predicación sea desafiante, pero ¿quién más va a enseñarle a nuestra congregación a leer literatura de sabiduría si nosotros no lo hacemos? 

Un compromiso con la predicación expositiva es un compromiso con la predicación consecutiva de los libros de la Biblia y con la predicación de diferentes géneros literarios. No vacilemos, entonces, con predicar todo el propósito de Dios, aun cuando sea difícil. Eso incluye Proverbios.

2. Tu iglesia necesita aprender a hablarse mutuamente en amor respecto a la búsqueda de santidad y a la batalla contra el pecado y la tentación
Proverbios está escrito por el rey de Israel, el principal cumplidor del pacto, con el fin de instruir a sus hijos a continuar en fidelidad pactual. A lo largo del libro, escuchamos el hermoso lenguaje de padre e hijo con el cual Salomón llama a sus hijos. Por lo tanto, a medida que predicamos Proverbios y lo aplicamos a la iglesia, también le enseñaremos a nuestra congregación cómo hablarse en amor mutuamente respecto a la búsqueda de santidad y a la batalla contra el pecado y la tentación en una variedad de formas: 
 

Instruir (1:1–7)
Proverbios nos recuerda que la instrucción bíblica es la base desde la cual nos hablamos unos a otros sobre la búsqueda de la santidad y la lucha contra el pecado y la tentación. La fuente de esta instrucción es Dios —verdadero conocimiento de él, de sus propósitos y de sus caminos (2:5)—. Sin embargo, el medio para esta instrucción es generalmente personas que nos aman y que Dios ha puesto en nuestras vidas (2:1-4). 

Por supuesto, el modo de esta instrucción varía y Proverbios ilustra esto. Quizás la forma más prominente es la paternal, lo que explica la razón por la que los padres buscan ayuda en Proverbios tan a menudo. Pero el hecho de que el libro está lleno de instrucciones de Salomón para sus hijos no limita su aplicación a la crianza (de la misma manera que no limita su aplicación a los hombres). Al contrario, debemos ver este trasfondo de crianza como una hermosa imagen de las dinámicas de las relaciones familiares en la iglesia.

Señalar las bendiciones de andar en sabiduría (8:1–36)
Mi esposa me ayudó a ver al principio de nuestra crianza que el contexto principal de nuestro hogar debe ser de instrucción positiva. En tal ambiente, la corrección y el «no» se levantan en contraste evidente con la instrucción y el «sí». De igual manera, los miembros de la iglesia deben conversar rutinariamente los unos con los otros sobre la sabiduría y su tono debe estar lleno de instrucción, ánimo y afirmación. 
 

Proverbios nos ayuda a ver el valor de señalar el gozo de la obediencia porque andar en sabiduría trae gran bendición (8:12-21). Sin embargo, como cualquier padre pronto descubre, simplemente señalar las bendiciones de la sabiduría no es siempre suficiente para batallar contra el pecado y la tentación. Cuando nuestra fe en Dios y en sus promesas falla, también necesitamos recordar las consecuencias del pecado. 

Señalar las consecuencias de andar en insensatez (9:1–18)
Proverbios no solo nos señala las bendiciones de la sabiduría, también nos señala las consecuencias de la insensatez. Esto explica la razón por la que el libro distingue regularmente el camino de la sabiduría (9:1-12) del camino de la insensatez (9:13-18). No obstante, no se detiene ahí. Un padre o una madre que es sabio espiritualmente, un amoroso hermano o hermana, buscará interceptar al pecado al advertirnos de sus consecuencias. 

Proverbios es útil aquí: nos da las herramientas para advertirnos entre nosotros sobre las consecuencias de buscar el pecado y de rendirnos ante la tentación. Necesitamos tal lenguaje y necesitamos esos ejemplos para ser capaces de animarnos mutuamente a buscar santidad y a huir del pecado. Sin embargo, hay que reconocer que no siempre somos buenos comunicando estas advertencias amorosamente, por lo que Proverbios también nos da el tono apropiado. 

En amor, Salomón llama a sus hijos a poner atención a la instrucción que han recibido (1:8-9). Él los insta a buscar la sabiduría por sobre todos los otros tesoros (2:1-5) en base a sus bendiciones (3:21-26; 4:1-13, 20–27) y a evitar la maldad en base a sus consecuencias (4:14-19; 5:1-23). En sus llamados, Proverbios nos recuerda que debemos decir todo en amor. Nuestra iglesia necesita recordar a menudo que cuando hablamos los unos con los otros sobre buscar la santidad y batallar contra el pecado, debemos hacerlo en amor. Proverbios nos da imágenes de cómo hacer justamente eso. 

3. Tu iglesia necesita ser recordada de que nuestra única esperanza para andar en sabiduría se encuentra en Cristo
Más importante aún es que Proverbios nos recuerda que la búsqueda de la sabiduría y la elusión de la insensatez son imposibles en nuestras propias fuerzas. Si no entendemos Proverbios, lo aplicaremos a nuestra congregación como «obviedades» que nos ayudarán a llevar una mejor vida. Sin embargo, al hacer eso, olvidamos que Proverbios es un libro del pacto. Bajo el antiguo pacto, se les prometía a aquellos que obedecían tremendas bendiciones, pero aquellos que desobedecían eran amenazados con terribles maldiciones (Dt 28). Le quitamos las «garras» a Proverbios cuando lo convertimos en una mera «palabra para los sabios». 
 

En otras palabras, Salomón no está enseñándoles a sus hijos cómo tener una mejor vida ahora. Él está preparándolos para la monarquía. El rey de Israel debía ser el principal cumplidor del pacto. Por su ejemplo, debía liderar a Israel al cumplir el pacto. Desafortunadamente, los hijos de Salomón escogieron andar en insensatez y el reino se dividió en dos después de su muerte. 

¿Qué pasó después? Finalmente Israel experimentó todas las maldiciones del pacto por su insensatez. Por lo que Proverbios nos recuerda que necesitamos un rey fiel que cumpla el pacto. El Nuevo Testamento revela que Jesús es ese rey: él es el hijo prometido de David (2S 7). Jesús cumplió el pacto al vivir sabiamente y así obtuvo las bendiciones prometidas del pacto. Jesús cumplió el pacto al recibir las maldiciones en su muerte, de este modo nos liberó a nosotros, los quebrantadores del pacto, de las merecidas maldiciones del pacto (Ga 3:10-14). 

Proverbios nos recuerda que, si dependiera de nosotros, nunca hubiésemos escogido el camino de la sabiduría. Sin embargo, Dios ha establecido su rey en su trono (Sal 2) y este rey anduvo por el camino de la sabiduría en nuestro lugar. Por eso todas las promesas de Proverbios son nuestras, pero no todavía. Puesto que ahora vivimos en la tensión del «ahora pero no todavía», aún enfrentamos problemas en este mundo.

No obstante por medio de la fe en el Rey Jesús, todas las promesas del pacto serán nuestras por toda la eternidad. A través del Rey Jesús, hemos obtenido las promesas de un nuevo pacto: un nuevo corazón, el Espíritu de Dios y un conocimiento personal de Dios. Por medio del Rey Jesús, somos equipados para andar por el camino de la sabiduría. 

Oh, cuánto necesitamos el libro de Proverbios, pues nos recuerda que nuestra única esperanza de andar en sabiduría se encuentra en Cristo, nuestra sabiduría.

Un par de palabras respecto a la predicación de Proverbios
Personalmente, prediqué una típica serie expositiva desde Proverbios 1 al 8 y luego tomé un descanso. Cuando regresé a la serie, reintroduje Proverbios al predicar el capítulo 9 en una típica exposición. Después del capítulo 9, escogí un número de temas de Proverbios para predicar. Cada semana, revisé los 31 capítulos, observando cómo se abordaba ese tema en particular. Luego busqué anclar cada tema a un texto específico, mientras alumbraba ese tema con otros pasajes de todo Proverbios. 

Este recurso fue publicado originalmente en 9Marks. | Traducción: María José Ojeda



juan.jpg

Juan Sánchez es pastor predicador de la iglesia bautista High Pointe en Austin, Texas. Puedes encontrarlo en Twitter como @manorjuan.



¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!