1.jpgLA MISIÓN DE LOS SOLTEROS ABIERTOS A CASARSE
Marshall Segal
 

Si eres una persona soltera, Satanás anda tras de ti.

Está bien, él nos persigue a todos, pero existen peligros únicos en la soltería —en especial, en la soltería no deseada—. A él le encanta engañar y desanimar a los solteros de la iglesia y destruir su devoción y compromiso con el ministerio. Sin embargo, el propósito de Dios es usarlos a ustedes, su fe, su tiempo y su soltería en este momento de formas radicales, tal cual son.

Pueden haber leído 1 Corintios 7 concluyendo que existen dos categorías de personas: aquellos que vivirán, servirán y morirán solteros y aquellos que deben casarse. Pablo elogia la soltería, haciendo una lista de los beneficios espirituales de no tener cónyuge. La vida de soltero puede estar (relativamente) libre de preocupaciones relacionales (7:32), de distracciones de este mundo (7:33), y libre para la adoración, la devoción y la ministración (7:35). Así es como Pablo llega a la conclusión de que es mejor omitir la ceremonia, literalmente, y disfrutar “plenamente dedicados al Señor”.

La mayoría dice, “bien por ti, Pablo... pero yo me voy a casar”. Quizás la tentación te abruma y necesites una forma de satisfacer ese deseo honrando a Dios (7:2). Tal vez es clarísimo que necesitas alguien que te ayude a llevar a cabo el llamado de Dios en tu vida (o tu necesidad es evidente para otros). Es probable que quieras tener hijos y te des cuenta de que no puedes sola. Probablemente, sólo tienes un deseo profundo e innegable por un compañero cariñoso y comprometido. En cada caso, es bueno que te cases.

Mientras a primera vista parecieran ser dos categorías, rápidamente descubrimos que en la práctica son tres: los solteros, los casados y los que aún no se casan. Después de todo, como cualquier persona soltera sabe, el deseo de casarse no hace un matrimonio. Mi esperanza al reflejar las palabras de Pablo es que aquellos que aún no contraen matrimonio puedan restaurar la esperanza y la ambición de sus corazones y puedan afirmarse en la misión durante su soltería.

Listos para salir donde sea que haya que ir

Quizás la tentación más grande en la soltería es asumir que el matrimonio satisfará nuestras necesidades que aún no han sido satisfechas, que resolverá nuestras debilidades, que organizará nuestras vidas y que hará florecer nuestros dones. Lejos de ser una solución, Pablo muestra el matrimonio como una suerte de problemático plan B de la vida cristiana y del ministerio. Cásense si deben, pero la advertencia es ésta: seguir a Jesús no se hace más fácil cuando se juntan con otro pecador en un mundo caído.

Mientras el matrimonio puede brindar felicidad, auxilio y alivio en algunas áreas, multiplica inmediatamente las distracciones porque se es íntimamente responsable por otra persona, por las necesidades de él o de ella, por sus sueños y su crecimiento. Es un gran y buen llamado, pero demandante que no les va a permitir disfrutar de muchas otras cosas buenas.

Por lo tanto, para aquellos que aún no se han casado, la soltería (temporal) es un don. Realmente lo es. Si Dios permite que te cases, nunca vas a poder vivir un tiempo como el de ahora. El tiempo de soltería no es parte de las ligas menores del matrimonio, pues tiene el potencial de ser un periodo único para dedicarse plenamente a Cristo y poder ministrar a otros sin distracciones.

Con el Espíritu en ustedes y la agenda libre, Dios les ha dado los medios para marcar perdurablemente la diferencia para su reino. Como solteros, están listos y tienen toda bendición espiritual en las regiones celestiales (Ef 1:3) para salir, literalmente, donde sea que haya que ir.

Con la ayuda y la guía de Dios, tienen la libertad de invertir su ser, su tiempo, sus recursos, su juventud y su flexibilidad en relaciones, en el ministerio y en los propósitos que pueden dar frutos increíbles.

A continuación les comparto ocho sugerencias para que puedan aprovechar al máximo la vida mientras aún no se casan:

1. Eviten intercambiar las distracciones maritales con otras

Pablo pudo haber tenido la razón sobre nuestra libertad de las preocupaciones conyugales, pero en un mundo de iPhones, iPads, iPods, de lo que sea que deseen, los solteros nunca tienen problema para encontrar diversión. De hecho, si son como yo, las ganas de diversión aparecen y tendemos a satisfacer ese deseo, ya sea yendo a centros deportivos, viendo series románticas, ejercitando el físico, yendo a restaurantes caros, publicando entradas eternas en el blog y leyendo otros, revisando las redes sociales o ganando el último juego que salió al mercado. Quizás a esto le llamemos descanso, pero a menudo se ve, huele y suena mucho más a que estamos desperdiciando nuestra soltería.

“En conclusión, ya sea que coman o beban o hagan cualquier otra cosa, háganlo para la gloria de Dios” (1 Co 10:31). Todo lo que se acaba de mencionar puede hacerse para la gloria de Dios, pero también puede ser una distracción peligrosa que nos aparta de ella. Si niegan que puedan ser una distracción, quizás deban dejar de lado sus smartphones, su control o sus rutinas.

Vean las formas en las que Satanás podría estar debilitándolos en la misión con pequeños y simples placeres. Tal vez no sea necesario eliminarlos, pero sí limitarlos y buscar formas mejores de dar espacio a otros en sus vidas por medio de ellas. Sean creativos y hagan discípulos en el equipo de fútbol de la universidad, en las clases de cocina, en sus responsabilidades en vez de ausentarse sin permiso de la misión de Dios debido a ellas.

2. Digan que sí” a lo espontáneo

Es un hecho que el matrimonio mata la espontaneidad (no del todo, pero en gran manera). Si ya se hubiesen dado cuenta, dudo que cualquiera de sus amigos (anteriormente espontáneos) se hubiesen casado.

Uno de nuestros dones espirituales más grandes como solteros es nuestra libertad para decir que “sí”. Decir que sí a una conversación telefónica casual; sí a un café; sí a ayudar a alguien a cambiarse de casa; sí a visitar a alguien enfermo; sí a ver una película tarde en la noche o al evento especial en el centro de la ciudad. Tienen la increíble libertad de decir que sí mientras que los casados no pueden ni siquiera planteárselo. Cuando no hay cónyuge, no pueden dañarlos con sus decisiones desinteresadas e impulsivas. ¡Tengan la disposición a decir que sí! ¡Bendigan a otros!, incluso cuando no siempre tengan ganas.

3. Practiquen su preocupación por otros cuando aún estén solos

“No hagan nada por egoísmo o vanidad; más bien, con humildad consideren a los demás como superiores a ustedes mismos. Cada uno debe velar no sólo por sus propios intereses sino también por los intereses de los demás”. Filipenses 2:3–4 sólo será más difícil de llevar a la práctica en el matrimonio, por lo que deben practicarlo ahora.

Piensen en un par de personas o familias por las que podrían sacrificar sus vidas de solteros. Nadie espera que se preocupen o sustenten a otros en este momento —nadie; es decir, excepto Dios—. Así que preocúpense de conocer las necesidades de otros, especialmente de sus hermanos en la iglesia y consideren contribuir en ayudarlos. Podrían ayudar con dinero o comida o sólo tiempo y energía. Quizás especialmente con tiempo y energía. Sin considerar sus sueldos, a ustedes se les ha dado mucho. Usen lo que han recibido sabia y libremente en las necesidades de otros.

Financieramente, están apoyando sólo a una persona. Por supuesto, deben ahorrar modestamente para los días en los que necesiten más, pero mientras esperan, busquen formas en las que puedan dar a otros. Aunque no estén comprando mercadería para cinco personas, para una cena para dos ni para un sinfín de pañales, hagan un presupuesto para bendecir y desarrollar actitudes y hábitos de sacrificio por otros. Será un servicio enorme para tu futuro esposo o esposa y, mientras tanto, haces que Jesús brille con hermosura en aquellos que los rodean.

4. Hagan por Dios cosas radicales y que consuman su tiempo

Así como son libres para decir que sí a las cosas más espontáneas, también pueden decir que sí a cosas que requieren más de ustedes y que un casado ya no puede hacer. Sueñen en grande, sueños que sean más costosos. Comiencen con una reunión de oración diaria o algún compromiso regular con sus iglesias; comprométanse con múltiples relaciones de discipulado; organicen un nuevo proyecto de servicio comunitario centrado en Cristo. Hagan todo eso; se sorprenderán de cuán capaces son ustedes y sus amigos solteros teniendo el Espíritu de Dios en ustedes y con el propósito de vivir bien su soltería, especialmente cuando sueñan y trabajan juntos.

Sean radicales, pero no imprudentes. La idea no es intentar abarcar demasiado, así que tomen decisiones con mucha oración y en comunidad, con gente que los ama y pueden decirles “no” cuando sea necesario. Mi percepción, sin embargo, es que los creyentes que aún no se casan pueden dar o hacer más de lo que son.

5. Pasen tiempo con matrimonios

Mientras más tiempo estén sin casarse, más tiempo tienen para aprender sobre el matrimonio, de los éxitos y de los fracasos de otras personas. Aunque aún no deben trabajar para evitar su propio set de tropiezos y pecados maritales porque no están casados, definitivamente pueden aumentar las posibilidades de éxito, pequeños y grandes, al ser buenos estudiantes desde ahora.

Busquen oportunidades para ser parte regular de la vida y la familia de una persona casada. Si no están lo suficientemente cerca para ver la fealdad y el desorden del matrimonio, tal vez no se han acercado tanto. No les impongan cosas a las personas, pero tampoco tengan miedo de iniciar una conversación. Puede ser tan simple como almorzar con ellos los domingos después de la iglesia. Háganles fácil decir que sí siendo siervos dispuestos y entusiastas. Ofrézcanse para cuidar a sus hijos cuando tengan un compromiso en la noche o para ayudar con la jardinería o llevarles comida cuando uno de los niños se enferma.

Estudien; observen cuidadosamente; hagan preguntas; tomen nota de lo que deben imitar. En todo lo que vean, sean humildes y corteses (esto no sería tan importante si tuvieran la oportunidad de ver cómo sería su futuro matrimonio). A medida que nuestras mentes y corazones son moldeados por las Escrituras para el matrimonio, necesitamos ejemplos de matrimonios imperfectos pero fieles. Estas relaciones en desarrollo hacen que los principios y las lecciones sean reales y repetibles.

6. Pasen tiempo con personas que aún no se han casado

Aunque los casados pueden darnos una perspectiva y un ejemplo importante, necesitamos personas en nuestras vidas que estén sintiendo, anhelando y enfrentando tentaciones iguales a las nuestras. Deben encontrar e invertir en personas que se estén preguntando lo mismo que ustedes y que también busquen aprovechar al máximo este tiempo único de soltería por Jesús.

Piénsenlo, Pablo, aunque nunca se casó, llevó a cabo gran parte de su ministerio con otras personas. Busquen para sus vidas amigos que sean confiables, con dones y enfocados en la misión y ríndanse cuentas entre ustedes para que sus vidas de aún no casados importen para el reino. Seguir a Cristo nunca supone hacerlo solo, incluso si son solteros.  

7. Encuentren novio/a en el frente de batalla

En vez de que casarte sea tu misión, permite que la causa global de Dios y el avance del evangelio en tu contexto lo sea y busca alguien que anhele lo mismo. Si esperan casarse con alguien que ame a Jesús apasionadamente y lo dé a conocer, probablemente lo mejor es que busquen una comunidad con personas comprometidas con eso.

Únanse a un grupo pequeño, no sólo un grupo de cristianos solteros, sino que uno en el que sean activos en la misión. Únanse a un ministerio en sus iglesias que se comprometa con los perdidos en la comunidad local. Concéntrense en la cosecha y encontrarán a alguien que los ayude.

8. Mientras esperan, tengan esperanza en Jesús más que el matrimonio

Primero, háganla una verdad para sus vidas. Pasen mucho tiempo nutriendo sus almas en todo lo que Dios es para ustedes en Jesús. Luego sean valientes para decirlo cuando quieran hablar de sus vidas amorosas. “Entonces, ¿alguna mujer en tu vida estos días?” “¿Están juntos?” “Ella es una gran chica. ¿Qué piensas de ella?” “¿Estarías dispuesta a salir con el compañero de departamento del primo de mi esposa?” Los casados tienen sus formas de enviarnos mensajes también.

Usen las pequeñas y extrañas conversaciones como una oportunidad para mostrarles al Novio (Jesús) que compró la felicidad eterna para ustedes en vida o en muerte, en salud o en enfermedad, ya sea en el matrimonio o “en el mercado”.

Así que cuando se sientan solos o desanimados en sus vidas de solteros, recuerden que son salvos y que han sido enviados. En lugar de esperar hasta que llegue el día de tu boda para hacer que la obra avance, aprovecha al máximo tu vida de aún no casado.

 

Marshall Segal.
© 2015 Desiring God Foundation. Sitio web: desiringGod.org
Usado con permiso.
Traducción: María José Ojeda
Descargar PDF aquí

 

¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!