EL_Gueto.pngEL GUETO CRISTIANO
Paul Tripp
 

La Biblia está llena de mandamientos desconcertantes y afirmaciones perturbadoras. En otras palabras, muchas de las directrices de la Escritura están hechas para alterar nuestros reinos claustrofóbicos y ensimismados y movernos hacia Cristo y su gran Reino.

Para mí, una de las afirmaciones más desconcertantes que hace Cristo se encuentra en el Sermón del Monte. Él les dice a quienes lo estaban escuchando, y a nosotros que podemos leerlo en este tiempo, “Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse” (Mt 5:14).

¿Por qué me perturba tanto esta afirmación? Porque en otro pasaje, Jesús declara, “...yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida” (Jn 8:12).

Por lógica, esto debería hacernos sentir incómodos: Jesús nos está dando su nombre (la luz del mundo) a ti y a mí. El plan divino de Dios es hacer que la luz de su Hijo sea visible para otros al enviarnos a nosotros al oscuro y perdido mundo para vivir como luz.

Mateo 5:14 no es un mandato sólo para los pastores o los misioneros a tiempo completo. La realidad es que este mandamiento es para todo aquel que dice ser un seguidor de Jesús. Hemos sido llamados a ser luz en este mundo, mostrando a la luz del mundo.

Sin embargo, existe un problema: muchos cristianos viven atrapados dentro de un gueto cristiano.

Si analizas una semana normal para ti, ¿cuánto de tu tiempo es consumido por las actividades agendadas por tu iglesia local? ¿Cuántas horas pasas participando en servicios dominicales, grupos pequeños, ministerios de hombres y mujeres, ministerios de jóvenes, ministerios de niños, etc.?

¿Qué pasa con tus amigos? Fuera de los ministerios programados, ¿cuántas horas pasas con otros cristianos en contextos sociales? ¿Es más natural para ti acercarte a un cristiano o a un no cristiano?

Permíteme hacer un alto: el propósito de este artículo no es desalentar tu participación en ministerios ni disuadirte de pasar tiempo con otros creyentes; ¡¡¡en absoluto!!! Sin embargo, quiero animarte a que te dejes desconcertar y perturbar por las enseñanzas de Jesús.

Muchos de nosotros no hemos tomado Mateo 5:14 realmente en serio. No nos hemos armado un estilo de vida en donde tengamos oportunidades naturales de ser luz en un lugar oscuro. Simplemente estamos atrapados en un gueto cristiano.

Hablaré más sobre este tema en las semanas que vienen, pero quiero dejarte con la paráfrasis que hice de Mateo 5:14: “tú eres la luz de tu vecindario. Eres la luz de tu oficina. Eres la luz de tu escuela. Eres la luz de tu gimnasio. Eres la luz de tu organización”.

¿Te estás esforzando para brillar? Cuando salgas de la zona segura de tu gueto cristiano, ¡Jesús irá a tu encuentro y te dará todo lo que necesitas para ser una luz brillante!

Dios te bendiga

Paul Tripp

 

PREGUNTAS PARA REFLEXIONAR

  1. ¿Qué porcentaje de tu tiempo semanal inviertes dentro de los límites del gueto cristiano?
  2. Sin querer restarle importancia al cuerpo de Cristo, ¿cómo puedes cambiar tu agenda y ser una luz más visible? Propón 2 o 3 cambios prácticos a implementar esta semana.
     

 

Este recurso proviene de Paul Tripp Ministries. Si deseas recursos adicionales, visita www.paultripp.com. Usado con permiso.
Traducción: María José Ojeda
Descargar PDF aquí 

  

 

¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!