Estado Islámico entra a pueblo de Siria y asesina brutalmente a cristianos y alauitas

19 de MAYO DEL 2016

En un perturbador ejemplo más del genocidio que enfrentan los cristianos y otras minorías religiosas en el Medio Oriente, los días 12-13 de mayo un grupo del Estado Islámico ingresó a un pueblo cercano a la ciudad siria de Hama, poblada sólo por cristianos y alauitas, matando a un número hasta ahora indeterminado de hombres, mujeres y niños. Las mujeres, antes de ser asesinadas, fueron primero violadas. Mientras tanto, en Alepo, el combate continuó durante la tregua acordada por el gobierno sirio y los rebeldes no-yihadistas, produciendo aun más muertes y daños.

«¡Estamos derritiéndonos como una vela!»

Tal es el clamor de un representante de Barnabas Fund en Alepo, doctor mayor y líder de la comunidad bautista de la ciudad, ante un nuevo ataque dirigido a los cristianos, esta vez en un pueblo cercano a la ciudad de Hama. Los alauitas, grupo musulmán minoritario de Siria, también estaban en la mira. Hubo hombres decapitados mientras algunas mujeres fueron violadas y luego asesinadas. Muchos niños fueron también asesinados. Aún no es claro cómo exactamente fue asesinada tanta gente. 

«¿Dónde están los líderes de Occidente, Ban Ki-Moon (Secretario General de las Naciones Unidas), la Unión Europea, la OMS (Organización Mundial de la Salud), y otras organizaciones cristianas?», escribe nuestro enviado. «¿Cuánto más soportará y durará mi nación? No llevamos armas; ¡nos estamos derritiendo como velas! ¿Podrá nuestra voz llegar a todos los demás?»

foto2.jpgfoto1.jpg

(El bombardeo ha causado una destrucción incalculable a través de Alepo)

En Alepo el combate continuó a pesar de la tregua tentativa

Antes de la tregua acordada el jueves 5 —que duró hasta la medianoche del miércoles pasado (11 de mayo)—, cerca de 200 personas sólo en el área gubernamental, poblada mayormente por cristianos, habían sido asesinadas y otros cientos de ellas heridas tras dos semanas de un intenso combate que comenzó el fin de semana del aniversario del genocidio armenio (22-24 abril). Más civiles han sido asesinados y heridos en las áreas de la ciudad capturadas por los rebeldes.

El lunes 9 de mayo, el enviado de Barnabas Fund en Alepo envió un correo electrónico reportando que la tarde del domingo (8 de mayo) «otros tres misiles golpearon nuestro barrio cristiano resultando en algunas muertes y cerca de 10 heridos».

Muchos están huyendo de la ciudad. De hecho, desde que comenzó la guerra en Siria, más de la mitad de la población de la ciudad ha huido. Actualmente, sólo queda un cuarto de la población cristiana que había en 2011. Sin embargo, no todos pueden escapar; los más pobres de la ciudad simplemente no tienen la posibilidad de irse. También ha habido un incremento de los colapsos nerviosos y otras enfermedades psicológicas causadas por la guerra en desarrollo.

Un líder eclesial de Alepo dijo hace poco: «Ustedes no pueden imaginar los peligros que enfrentamos cada día». 

Una madre de la localidad hace eco de estas palabras, añadiendo: «¿Le gustaría saber cómo se sentía Jesús al llevar su cruz y esperar la hora de su muerte? Puede preguntarles a nuestros hijos. Ellos llevan sus cruces y esperan sus muertes. [Sin embargo], ¡nos negamos a seguir viendo muertes en Siria —especialmente Alepo— y declaramos la resurrección de Cristo en nuestro amado país!»

 

foto-3.jpg

(Este niño cristiano es una de las 200 personas que, según los cálculos, han sido asesinadas en el intenso bombardeo de Alepo)

 

Fuente: http://barnabasfund.org 
© Barnabas Fund 2016. Todos los derechos reservados.



¡COMPARTE ESTA NOTICIA!
mayo
17 2016